Comunicación importante desde el consulado Marciano

Compañeros de viaje, acabamos de recibir una comunicación via telesfruncio, que es como el teléfono pero más marciano, y que en vez de manzanas tienen en el logo ramas de romero fresco.

La comunicación viene directamente desde Marte capital, del cónsul terrícola que tenemos allí, que ya nos está preparando la bienvenida, compuesta por el momento de mantecados, anís de Rute y otros manjares típicos del lugar.

En fin, la comunicación viene a decirnos que, si bien no es de obligado cumplimiento, estarían muy agradecidos de que en nuestra comitiva se incluyan personas que dominen o chapurreen, más mejor que peor, el idioma marciano.

Caminando bajo las estrellas

Definitivamente hay cosas que no se pueden ver igual metido en el coche que caminando.

Hace poco tiempo, un buen amigo mío me contaba que hicieron como experimento que los niños de un colegio dibujaran sobre una temática concreta, algo así como “el camino al cole”. Muchos de ellos dibujaron el volante del coche o el asiento de delante. Triste, sí. En vez de árboles, pajaritos… o al menos gente desenlatada de esa máquina de hacer ruido y fabricar filas dobles en las puertas de los colegios.